Hace 16 años algo raro empezó a pasar en mi cuerpo. Un dolor intenso en los codos que me empezaba a atacar por las noches y muchos días no me dejaba dormir,

También había notado que algo había cambiado en mi intestino, tenia la tripa suelta cosa que jamás me había ocurrido anteriormente. Lamentablemente esos síntomas eran el aviso de que algo no funcionaba bien y yo no lo supe identificar en aquel momento.

Durante los dos siguientes años tuve  fatiga, artritis y colon irritable. Visité varios médicos sin que ninguno  supiera dar una explicación, finalmente tuve un brote muy fuerte de artritis y un reumatólogo me diagnostico una enfermedad llamada espondiloartropatía seronegativa con afección intestinal.

Estuve varios años con un tratamiento tremendo a base de anti-inflamatorios, antiespasmódicos, calmantes y  cada día me sentía peor.

Un día decidí probar con la medicina alternativa y eso me ayudó mucho a mejorar mi calidad de vida.

Darme cuenta de que aunque no soy celiaca el gluten era veneno para mi  fue un cambio de mi vida. Después de eso, recurrí a la medicina alternativa. Visité varios especialistas y realice muchas terapias  y quiero mencionar que la persona que terminó con mi artritis fue Pedro Pablo Albertos me recetó un tratamiento que elaboró especial para mi durante un año y que combinado con la dieta,  desde entonces,  no necesitara nunca más anti-inflamatorios. La doctora Rigau fue quien consiguió estabilizar mi intestino porque conoce muy bien los suplementos que debe recetar para este tipo de enfermedad.

Hubo también muchos tratamientos fallidos  por el camino.

Aunque mi calidad de vida mejoró en gran medida, sufro de innumerables intolerancias alimentarias y esto va en aumento  Tengo miedo de que un día llegue el momento de que no pueda comer más y mi estado general no es bueno, siempre estoy cansada.


Supongo que muchos de vosotros estaréis en una situación similar.